MALOKA COLOMBIA
	www.colectivomaloka.org
   

Columnistas / Colaboradores

El proyecto paramilitar en Colombia: la verdad periodística sobre Jorge 40

 
 
Por la Comisión Intereclesiástica de Justicia y Paz
Un computador hallado unas semanas atrás en el segundo de RODRIGO TOVAR, EDGAR IGNACIO FIERRO FLOREZ, ‘Don Antonio’ más conocido como “Jorge 40” ha venido develando, de acuerdo, con las versiones de prensa el desarrollo de la estrategia política, económica de esta estructura de tipo paramilitar en Atlántico, con pretensiones de extensión bajo un solo mando, y no varios en la Guajira, Cesar, Bolivar, Sucre.


Aunque lo que hasta ahora ha sido conocido ha causado algunas sorpresas, muchas de ellas no sorprenden, parecen ser de la rutina cotidiana, del acostumbramiento. Es lo que parece normal aunque sea anormal, irracional e inhumano. Más allá de las pugnas entre capos se difumina la responsabilidad estatal, se crea una cortina de humo que oculta el proyecto de Estado en gestación, el paso de un aparato militar a la configuración de un modelo de sociedad y de relaciones políticas conforme a un proyecto económico.


La verdad mediática, en medio de las controversias suscitadas por el gran alborozo como “Jorge 40” fue recibido por la Presidente del Senado Dilian Francisca Toro y el presidente de la cámara, en respuesta al llamado del Presidente para concentrase en La Ceja, vinculan a reconocidos senadores de las listas uribistas como Zulema Jattin, Dief Malof, Char, y del reconocido político Álvaro García, quiénes desde ya han manifestado la extrañeza por aparecer en el computador del paramilitar como sus benefactores.


A fuerza de repetición mediática ha quedado en la opinión la sensación de que hay una operación efectiva del aparato judicial. Sin embargo, aun queda mucho camino por recorrer, y es poco lo que podría esperarse en materia penal, a pesar de las pruebas existentes. Hasta ahora lo conocido de procesos penales, lo que es verdad periodística pueden ser cortinas de humo, chivos expiatorios en las pugnas dentro de la transacción paramilitar.


Esa verdad mediática, repetida y entresacada de los expedientes, deja de profundizar en la responsabilidad del Estado. Olvida mostrar que las operaciones de tipo paramilitar solamente han sido posibles gracias a la tolerancia, a la complacencia, unidad de actuación con estructuras regulares de organismos estatales – DAS, Fuerzas Militares, Policía Nacional- sus blancos militares han sido líderes de la oposición, sindicalistas, defensores de derechos humanos, líderes de organizaciones sociales, de desplazados. Se muestra a lo paramilitar como infiltración en lo institucional, como si lo uno deriva en lo otro, y no al revés.


A través de las operaciones militares de control se ha propiciado el control poblacional en amplias zonas rurales del departamento, se han definido el manejo de recursos de administraciones municipales y regionales a través de las cuales se han lavado activos. Hoy a pesar de las investigaciones existentes, de las detenciones producidas, las estructuras encubiertas de tipo paramilitar continúan operando en medio de la desmovilización, algunos desmovilizados han sido ejecutados extrajudicialmente por agentes estatales, desmovilizados forman parte de la estrategia judicial de las Fuerzas Militares para perseguir a sus “enemigos”. Es evidente el trabajo sucio.


Esa verdad mediática basada en verdades procesales, aún están distantes de la verdad que desde hace muchos años víctimas o testigos de las violaciones de los derechos humanos han afirmado. Esa verdad histórica, dolorosa, signada de barbarie se expresa en fosas comunes, en la apropiación de tierras, en desplazamientos, en masacres, en asesinatos selectivos, en los mecanismos diversos de lavado de activos, en la inversión en negocios de diverso tipo, en el control de los servicios de salud. La verdad histórica muestra el desarrollo de una estrategia criminal en la que participa la Brigada 2, El Gaula, los Servicios de Inteligencia. Esa verdad que se encuentra en las víctimas no se dice, se distorsiona o se presenta como simples vínculos, como algunos casos aislados, si acaso se nombra.


Son esas operaciones militares encubiertas bajo las cuales se ha asesinado a profesores como ALFREDO CORREA. Son esas operaciones las que han servido para que se desaten falsos procesos judiciales, contra Defensores y Defensoras de Derechos Humanos como HUMBERTO TORRES, MAURICIO AVILEZ, LOLA, MILTON MEJIA entre otros. Son esas operaciones bajo las cuales sus vidas, como la de centenares o millares de desplazados están en riesgo en Barranquilla. Hoy ellos continúan siendo blanco de operaciones militares, pues la reingeniería paramilitar, expresa que no hay una desmovilización, evidencian la erosión del Estado de Derecho, el enquistamiento de la criminalidad en el Estado.


Las versiones periodísticas expresan lo que es posible de ser dicho ahora. A pesar de la autocensura o de las limitaciones a la libertad de expresión, son parte de lo tolerable, detrás hay verdades profundas que solo quiénes participan de las estructuras paramilitares, si tuvieran voluntad de expresarlas desatarían el rumbo hacia una verdadera democracia, o el camino para cimentar una posibilidad de futuro. Por eso la verdad que se encuentra en las víctimas, son el camino que queda para intentar rastrear no solo a los responsables de la estrategia criminal sino los beneficiadores, es el camino para intentar develar a los sectores que protegen sus riquezas con la corrupción y el crimen, es el sendero para reconocer los nuevos actores de la economía que conquistaron la tierra con terror, con impunidad, con perdón y con olvido, que aseguran” la inversión privada” y el control del Estado para beneficio propio.

Agenda | Noticias | Jornadas Culturales y Seminarios | Medio Ambiente | Derechos Humanos | Vídeos | Movimiento de Víctimas | Columnistas | Movimientos Sociales | Movimiento Mujeres | Colombia | Brigadas por Colombia | Proyectos | Videoteca | Quienes Somos | Enlaces | Contacto |

2017 Colectivo Maloka - www.colectivomaloka.org | Diseño Original: Elzine Aristide | Programación y Mantenimiento Web: Vinx