MALOKA COLOMBIA
	www.colectivomaloka.org
   

Noticias: ACUSAN A EJÉRCITO DE COLOMBIA POR ASESINAR A ESTUDIANTE DE UNIVALLE

Viernes, 10 de Agosto de 2007

 
ACUSAN A EJÉRCITO DE COLOMBIA POR ASESINAR A ESTUDIANTE DE UNIVALLE

Acusan al El EJÉRCITO NACIONAL DE COLOMBIA por asesinar a Caterine Soto Ospina (Est. Ciencias Naturales), y por herir de muerte a Rolando Quintero (Est. De Filosofía), estudiantes de la universidad del valle. ¿Cuándo pararan las balas asesinas?


Por Indymedia

EJÉRCITO DE COLOMBIA ASESINA A ESTUDIANTE DE UNIVALLE

En la madrugada del viernes 3 de agosto -2007.siendo aproximadamente las 3:30 a.m., en la zona rural del municipio de Buenaventura, vereda de San Cipriano, paraje turístico muy visitado en el departamento del Valle del Cauca, fueron alevosamente atacados, con ráfagas de fusil Catherine Soto Ospina y Rolando Quintero estudiantes de la universidad del valle, acción de muerte realizada por unidades del ejército, sin mediar voces de advertencia mucho menos consideraciones a su condición de civiles (inermes e indefensos) mientras se encontraban caminando como habitualmente se hace en esta zona por las personas que en calidad de turistas y población en general.

Nuestros compañeros, como seres comunes y silvestres... nuestros compañeros de vuelo, Catherine y Rolando, caminaban por la vía férrea y al avanzar hacia el puente colgante, justo en el momento que lo cruzaban (Catherine marchaba delante de rolando), es sorprendida por una bala perdida, pero con marca oficial... ella se desplomó mortalmente herida victima de las balas asesinas del ejército y, acto seguido, es alcanzado Rolando por otra ráfaga de fúsil que lo impactan tres veces, cayendo al río y arrastrado por la corriente que lo lleva hasta la orilla, y todavía herido gravemente, se queda escondido, esperando que la luz del día lo salvara de la horda de asesinos. En los primeros rayos de sol, Rolando decide descubrirse para pedir ayuda y quienes lo encuentran son precisamente sus victimarios, la unidad es del ejército que horas antes le habían disparado, quienes proceden a montarle en una brujita (carro hechizo de balineras que se desliza por la línea férrea (vehiculo, típico de la zona). Triste, muy triste, porque además de estar herido, fue acomodado justo al lado del cadáver de su compañera de paseo Catherine. Eso si, con la orden perentoria de las unidades del ejército de no tocar y no mirarla. No tocar, no mirar, no hablar, pero minutos antes ellos le habían propinado a Catherine cuatro impactos y a él tres balazos certeros en la pierna. Los héroes existen, claro está y como perros de presa, cazan a sus victimas.... Nuestro amigo, ahora viajaba, con la pierna cubierta con lodo, "viajaban" con sus victimarios, rumbo a Buenaventura, cabeza a cabeza, aún cuando la de ella fue destrozada por una bala que entró su maxilar izquierdo.

Una vez en Buenaventura, Catherine es llevada a la morgue, y Rolando es trasladado al hospital regional y custodiado por efectivos del ejército, donde por la gravedad de sus heridas el cuerpo médico, determina su traslado a Cali. Pero dicho traslado no de manera inmediata y sólo se hace posible cuando desde Cali, se traslada una comisión de la Universidad del Valle, gracias a la comunicación que el mismo Rolando estableció con un compañero en Cali. Entretanto, las autoridades militares en Buenaventura, tanto de la naval, como del ejército ofrecieron ayuda para el traslado de rolando y el cuerpo sin vida de Catherine, hasta helicóptero ofreció el capitán Edwin Moreno, pero finalmente no prestaron ninguna ayuda y ni siquiera los gastos de atención médica hospitalaria que se causaron los atendieron para una deshonra más de una institución mancillada por unos oficiales, suboficiales y soldados que junto al Estado tendrán que responderle a la comunidad de la universidad del valle y a la sociedad colombiana en general por tan cobardes y salvajes actos que por cuarta ocasión en menos de dos años enlutan al estudiantado universitario sin que a la fecha el gobierno nacional con sus ya conocidas investigaciones exhaustivas, castigue a los culpables de estos crímenes.

Eso si no falto a la tramoya mediática, cuando en los medios de comunicación las declaraciones del general del ejército, LEONARDO GÓMEZ HURTADO, en las que afirma "error", en el operativo militar, justificándolo por lo sospechoso que pudo parecerles a sus unidades, el tránsito de los estudiantes Catherine y Rolando, por el único y obligado camino habitual para turistas y pobladores en general, según él, por que Catherine quien se había adelantado, se devolvió hasta donde venia Rolando y nuevamente ésta se adelanta; no queda otra cosa sino aterrarse al grado de desprecio por la vida humana a la que han llegado unidades del ejército colombiano en su paranoia guerrerista, donde primero se dispara desde el acecho a civiles inermes y luego se investiga, ¿será correcto que hoy, se diga simplemente, que fue un "error"?. ¿Será correcto que a los familiares de Catherine, un general del ejercito colombiano, los amenace con que no se pongan con pendejadas de demandas, que el ejército les paga todo, mientras que un abogado se les va a quedar con esa plata?; según este general el problema se resuelve con plata y para eso, el Estado paga, como quien dice, la vida de Catherine y de muchas y muchos más no nos interesa. Hoy, con el dolor que nos ha causado el ejército colombiano, con el asesinato de CATHERINE SOTO OSPINA de escasos veintidós años de edad y con las heridas graves a Rolando, pero mas graves aún las que le han causado en su alma, exigimos castigo a las unidades del ejército que participaron en este acto cobarde, exigimos no mas "investigaciones exhaustivas", mientras que los responsables podrán por mucho tiempo más seguir cometiendo crímenes a lo largo y ancho de la geografía nacional, por que lo más seguro es que se ordene su traslado, mientras que terminan siendo exonerados de responsabilidad alguna, en la ya tradicional "solidaridad de cuerpo", institucional, para que la impunidad sea la respuesta que se le presente a la sociedad colombiana.

La memoria de Catherine, reclama del Estado colombiano y de su gobierno, respeto, y castigo para sus cobardes victimarios. La sociedad colombiana merece que el ejército colombiano, sea una institución que valore y respete la vida humana, comprometiéndose cuanto antes a que sea la justicia ordinaria y no la justicia penal militar, la que aplicando la nueva normativa penal se encargue de resarcir los daños causados por el ejército acantonado en San Cipriano el pasado viernes 3 de agosto de 2007.

Reclamamos a la comunidad nacional e internacional sus respectivos pronunciamientos, dirigidos al presidente de la república Álvaro Uribe Vélez, al ministro de defensa nacional Juan Manuel Santos, al ministro del interior Carlos Holguin Sardi, al procurador general de la republica Edgardo Maya Villazon, al defensor nacional del pueblo Volmar Pérez, para que se procese sin dilación alguna a los efectivos militares acantonados en San Cipriano y responsables del operativo que causo la muerte a KATERINE SOTO OSPINA y dejo herido gravemente a ROLANDO QUINTERO, estudiantes de la universidad del valle y que en menos de dos años contabiliza el asesinato de cuatro estudiantes con la mas absoluta impunidad hasta la fecha.

En la madrugada del viernes 3 de agosto -2007.siendo aproximadamente las 3:30 a.m., en la zona rural del municipio de Buenaventura, vereda de San Cipriano, paraje turístico muy visitado en el departamento del Valle del Cauca, fueron alevosamente atacados, con ráfagas de fusil Catherine Soto Ospina y Rolando Quintero estudiantes de la universidad del valle, acción de muerte realizada por unidades del ejército, sin mediar voces de advertencia mucho menos consideraciones a su condición de civiles (inermes e indefensos) mientras se encontraban caminando como habitualmente se hace en esta zona por las personas que en calidad de turistas y población en general.

Nuestros compañeros, como seres comunes y silvestres... nuestros compañeros de vuelo, Catherine y Rolando, caminaban por la vía férrea y al avanzar hacia el puente colgante, justo en el momento que lo cruzaban (Catherine marchaba delante de rolando), es sorprendida por una bala perdida, pero con marca oficial... ella se desplomó mortalmente herida victima de las balas asesinas del ejército y, acto seguido, es alcanzado Rolando por otra ráfaga de fúsil que lo impactan tres veces, cayendo al río y arrastrado por la corriente que lo lleva hasta la orilla, y todavía herido gravemente, se queda escondido, esperando que la luz del día lo salvara de la horda de asesinos. En los primeros rayos de sol, Rolando decide descubrirse para pedir ayuda y quienes lo encuentran son precisamente sus victimarios, la unidad es del ejército que horas antes le habían disparado, quienes proceden a montarle en una brujita (carro hechizo de balineras que se desliza por la línea férrea (vehiculo, típico de la zona). Triste, muy triste, porque además de estar herido, fue acomodado justo al lado del cadáver de su compañera de paseo Catherine. Eso si, con la orden perentoria de las unidades del ejército de no tocar y no mirarla. No tocar, no mirar, no hablar, pero minutos antes ellos le habían propinado a Catherine cuatro impactos y a él tres balazos certeros en la pierna. Los héroes existen, claro está y como perros de presa, cazan a sus victimas.... Nuestro amigo, ahora viajaba, con la pierna cubierta con lodo, "viajaban" con sus victimarios, rumbo a Buenaventura, cabeza a cabeza, aún cuando la de ella fue destrozada por una bala que entró su maxilar izquierdo.

Una vez en Buenaventura, Catherine es llevada a la morgue, y Rolando es trasladado al hospital regional y custodiado por efectivos del ejército, donde por la gravedad de sus heridas el cuerpo médico, determina su traslado a Cali. Pero dicho traslado no de manera inmediata y sólo se hace posible cuando desde Cali, se traslada una comisión de la Universidad del Valle, gracias a la comunicación que el mismo Rolando estableció con un compañero en Cali. Entretanto, las autoridades militares en Buenaventura, tanto de la naval, como del ejército ofrecieron ayuda para el traslado de rolando y el cuerpo sin vida de Catherine, hasta helicóptero ofreció el capitán Edwin Moreno, pero finalmente no prestaron ninguna ayuda y ni siquiera los gastos de atención médica hospitalaria que se causaron los atendieron para una deshonra más de una institución mancillada por unos oficiales, suboficiales y soldados que junto al Estado tendrán que responderle a la comunidad de la universidad del valle y a la sociedad colombiana en general por tan cobardes y salvajes actos que por cuarta ocasión en menos de dos años enlutan al estudiantado universitario sin que a la fecha el gobierno nacional con sus ya conocidas investigaciones exhaustivas, castigue a los culpables de estos crímenes.

Eso si no falto a la tramoya mediática, cuando en los medios de comunicación las declaraciones del general del ejército, LEONARDO GÓMEZ HURTADO, en las que afirma "error", en el operativo militar, justificándolo por lo sospechoso que pudo parecerles a sus unidades, el tránsito de los estudiantes Catherine y Rolando, por el único y obligado camino habitual para turistas y pobladores en general, según él, por que Catherine quien se había adelantado, se devolvió hasta donde venia Rolando y nuevamente ésta se adelanta; no queda otra cosa sino aterrarse al grado de desprecio por la vida humana a la que han llegado unidades del ejército colombiano en su paranoia guerrerista, donde primero se dispara desde el acecho a civiles inermes y luego se investiga, ¿será correcto que hoy, se diga simplemente, que fue un "error"?. ¿Será correcto que a los familiares de Catherine, un general del ejercito colombiano, los amenace con que no se pongan con pendejadas de demandas, que el ejército les paga todo, mientras que un abogado se les va a quedar con esa plata?; según este general el problema se resuelve con plata y para eso, el Estado paga, como quien dice, la vida de Catherine y de muchas y muchos más no nos interesa. Hoy, con el dolor que nos ha causado el ejército colombiano, con el asesinato de CATHERINE SOTO OSPINA de escasos veintidós años de edad y con las heridas graves a Rolando, pero mas graves aún las que le han causado en su alma, exigimos castigo a las unidades del ejército que participaron en este acto cobarde, exigimos no mas "investigaciones exhaustivas", mientras que los responsables podrán por mucho tiempo más seguir cometiendo crímenes a lo largo y ancho de la geografía nacional, por que lo más seguro es que se ordene su traslado, mientras que terminan siendo exonerados de responsabilidad alguna, en la ya tradicional "solidaridad de cuerpo", institucional, para que la impunidad sea la respuesta que se le presente a la sociedad colombiana.

La memoria de Catherine, reclama del Estado colombiano y de su gobierno, respeto, y castigo para sus cobardes victimarios. La sociedad colombiana merece que el ejército colombiano, sea una institución que valore y respete la vida humana, comprometiéndose cuanto antes a que sea la justicia ordinaria y no la justicia penal militar, la que aplicando la nueva normativa penal se encargue de resarcir los daños causados por el ejército acantonado en San Cipriano el pasado viernes 3 de agosto de 2007.

Reclamamos a la comunidad nacional e internacional sus respectivos pronunciamientos, dirigidos al presidente de la república Álvaro Uribe Vélez, al ministro de defensa nacional Juan Manuel Santos, al ministro del interior Carlos Holguin Sardi, al procurador general de la republica Edgardo Maya Villazon, al defensor nacional del pueblo Volmar Pérez, para que se procese sin dilación alguna a los efectivos militares acantonados en San Cipriano y responsables del operativo que causo la muerte a KATERINE SOTO OSPINA y dejo herido gravemente a ROLANDO QUINTERO, estudiantes de la universidad del valle y que en menos de dos años contabiliza el asesinato de cuatro estudiantes con la mas absoluta impunidad hasta la fecha.

indymedia

 

Agenda | Noticias | Jornadas Culturales y Seminarios | Medio Ambiente | Derechos Humanos | Vídeos | Movimiento de Víctimas | Columnistas | Movimientos Sociales | Movimiento Mujeres | Colombia | Brigadas por Colombia | Proyectos | Videoteca | Quienes Somos | Enlaces | Contacto |

2017 Colectivo Maloka - www.colectivomaloka.org | Diseño Original: Elzine Aristide | Programación y Mantenimiento Web: Vinx