MALOKA COLOMBIA
	www.colectivomaloka.org
   

Noticias: La Manipulación del Sufrimiento

Miércoles, 30 de Enero de 2008

 
La Manipulación del Sufrimiento

La desfiguración de la causa del acuerdo humanitario, al presentarlo como una concesión de las víctimas es la negación de cualquier gesto de humanidad en medio de la guerra y de cualquier negociación de Paz.


Por Ivan Cepeda



La manipulación del sufrimiento
Iván Cepeda Castro

En su gestión pública como Alto Comisionado para la Paz, y en sus
escritos como psiquiatra, Luis Carlos Restrepo ha expuesto una
tipología de las víctimas sobrevivientes de la violencia en Colombia.
De acuerdo a esa clasificación, las víctimas o son portadoras de la
pasión vengativa, o son presa del chantaje de sus agresores. Como bien
lo ha definido el investigador Alfredo Gómez Müller al criticar esta
clase de modelos argumentativos, se trata de la "asimilación de la
víctima a lo patológico, lo irreflexivo y lo irracional" que conlleva
la despolitización de quienes sufren los efectos de la violencia.
Durante el debate parlamentario de los proyectos legislativos que
condujeron a la Ley de Justicia y Paz, Restrepo asumió la tesis de que
las exigencias de justicia o esclarecimiento eran una manifestación
del espíritu vengativo de las víctimas. Para convencer a la opinión de
esa tesis aseguró que las pretensiones de esclarecimiento y toda
invocación de los crímenes contra la humanidad cometidos por los
paramilitares y los agentes estatales eran desmesuradas. Según él, la
memoria de tales hechos –que nunca ha condenado con la vehemencia con la que condena los crímenes cometidos por las guerrillas- es altamente contraproducente, pues "el país no está preparado para conocer la verdad". Así, al presentar una primera categoría de víctimas, las "vengativas", realizó una doble operación. Por una parte, intentó
desfigurar el reclamo de verdad y justicia, dirigido en esencia a
lograr la no repetición de los crímenes por medio del debilitamiento
del inmenso poder económico y político de los paramilitares y de los
agentes estatales que se han lucrado de sus servicios criminales. Por
otra parte, pretendió banalizar esas acciones criminales al
presentarlas como "errores" que es necesario entender y olvidar en
aras al "proceso de reconciliación nacional". En este mismo semanario,
Restrepo afirmó: "las autodefensas fueron un error". Óigase bien, un
"error" y no una estrategia de exterminio cruel y de enriquecimiento,
contraria a cualquier noción elemental de Estado democrático.

Ahora el Alto Comisionado nos presenta su interpretación acerca de una segunda categoría de víctimas, aquellas que han salido a las calles
con carteles a pedir el acuerdo humanitario. Su diagnóstico es que
ellas son fácilmente manipulables. Sus agresores han logrado
colocarlas al servicio del ataque contra la "institucionalidad
democrática". Quienes no se han cruzado de brazos a esperar que sus
familiares perezcan en la selva por las enfermedades, el tratamiento
inhumano que les dan sus captores o los operativos militares de
rescate, padecerían, al parecer, de cierto grado del síndrome de
Estocolmo. Quienes han mantenido la atención sobre el secuestro
durante una década, a pesar de la indiferencia gubernamental y social,
serían, desde esta perspectiva, responsables indirectos de la
impunidad de los crímenes cometidos por los guerrilleros presos que
saldrían de las cárceles. Se pregunta el Alto Comisionado qué hacer
ante la cuestión ética de los derechos de las víctimas de los
guerrilleros liberados. Extraño interrogante viniendo de quien sin
dilemas éticos promovió en la mesa de negociaciones de Santa Fe de
Ralito el ocultamiento de los crímenes de los jefes paramilitares.

La idea de víctimas enceguecidas por el resentimiento es funcional a
un esquema de adaptación social a la continuidad del poder y la
estrategia paramilitares. La desfiguración de la causa del acuerdo
humanitario, al presentarlo como una concesión de las víctimas y la
sociedad al chantaje de los enemigos del Estado de Derecho, es la
negación de cualquier gesto de humanidad en medio de la guerra, y de
cualquier negociación de Paz.

Se ha puesto de moda lo que llaman "visibilizar a las víctimas". La
pregunta que debe hacerse es qué imagen se quiere proyectar de ellas.
Se quiere una imagen "discreta" de seres sufrientes que se resignan a
la ayuda benevolente y a la compasión. Para Restrepo las víctimas que
se resisten a entrar en ese juego son un obstáculo. Sus protestas son
indignas, sus exigencias de verdad y justicia son vengativas, pues
sostienen autónomamente posiciones críticas y no se acomodan a la
manipulación externa de su dolor. Dije que el psiquiatra Luis Carlos
Restrepo no está capacitado ni es idóneo para el cargo que desempeña, porque no respeta ni valora adecuadamente a las víctimas. Me reitero
en lo escrito: debe renunciar.

Agenda | Noticias | Jornadas Culturales y Seminarios | Medio Ambiente | Derechos Humanos | Vídeos | Movimiento de Víctimas | Columnistas | Movimientos Sociales | Movimiento Mujeres | Colombia | Brigadas por Colombia | Proyectos | Videoteca | Quienes Somos | Enlaces | Contacto |

2017 Colectivo Maloka - www.colectivomaloka.org | Diseño Original: Elzine Aristide | Programación y Mantenimiento Web: Vinx