MALOKA COLOMBIA
	www.colectivomaloka.org
   

Noticias: MOVILIZACION NACIONAL AGRARIA Y POPULAR

Viernes, 5 de Octubre de 2007

 
MOVILIZACION   NACIONAL AGRARIA Y POPULAR

Por la defensa del territorio y la soberanía nacional-La autodeterminación del pueblo colombiano-El acuerdo humanitario-


Por COORDINACIÓN NACIONAL DE ORGANIZACIONES AGRARIAS Y POPULARES DE COLOMBIA

 ANTECEDENTES DE LA MOVILIZACION.


Desde hace varios años, las organizaciones indígenas, campesinas, afrocolombianas sindicales, barriales, estudiantiles etc., han venido exigiendo la solución a su problemática, haciendo uso de diversos mecanismos de participación popular. Cabildos abiertos, foros, paros cívicos, marchas y movilizaciones a lo largo y ancho del territorio nacional sin que el estado haya dado repuestas positivas al clamor popular, a pesar de los compromisos adquiridos.


En las ultimas décadas, las marchas cocaleras del sur (Caquetá, Guaviare y Putumayo), las movilizaciones del Magdalena Medio, el Catatumbo, Arauca, Tolima y Huila, Montes de Maria en Sucre, Ariari en el Meta, Cundinamarca, Nordeste de Antioquia, suroccidente 1999, 2002 y 2006, expresan un descontento general de los sectores populares a las medidas represivas y al modelo económico neoliberal impuesto de manera violenta en nuestro país.


RAZONES PARA LA MOVILIZACION


La crisis actual del país exige de los colombianos, una posición decidida contra el actual régimen de pobreza y terror. Exigiendo la renuncia inmediata del presidente ALVARO URIBE VELEZ y su vicepresidente FRANCISCO SANTOS puesto que todas sus actuaciones además de ir en contra de los intereses de la nación y el pueblo colombiano, son ilegales e ilegítimas por ser producto de un gobierno elegido mediante la comisión de delitos tales como el constreñimiento violento al elector, el fraude electoral y la compra-venta de votos: tres conductas consideradas como delito en nuestro ordenamiento jurídico.


En los 5 años del gobierno del presidente ALVARO URIBE VELEZ, se han expedido un sinnúmero de leyes contrarias a los intereses de los colombianos, entre las cuales podemos mencionar: ley forestal, ley de aprobación al TLC, ley de “justicia y paz”, estatuto del desarrollo rural, ley de protección a la inversión extranjera, ley 1032 del 22 de junio del 2006 sobre ilegalización de las semillas, nuevo código penal y actos legislativos que han reducido la capacidad del estado para resolver la problemática social de la población colombiana modificando en menos de 6 años, el régimen de transferencias del estado central a las entidades territoriales (Departamentos, Municipios y Resguardos Indígenas).


El pueblo colombiano ha tenido que padecer, durante estos cinco años de gobierno, una

guerra integral, denominada “seguridad democrática”, la cual en cuentas del gobierno, le ha permitido a los ricos regresar a las carreteras y centros de veraneo, pero no le ha permitido a más de tres millones y medio de desplazados regresar a los lugares de donde fueron sacados por la acción del paramilitarismo, y menos recuperar sus tierras.


En el concierto internacional, el gobierno viene siendo cuestionado por su inocultable relación con el paramilitarismo y sus pocos resultados en la protección de los derechos humanos, en especial a líderes del movimiento social y sindical, la farsa de desmovilización de los grupos paramilitares, la ausencia de verdad, justicia y reparación en la denominada ley de justicia y paz.


Los sucesivos destapes de la parapolítica, en los cuales aparecen comprometidos cada vez más los senadores y representantes de la bancada uribista y algunos de sus funcionarios, han llevado a este gobierno a uno de los niveles más bajos de credibilidad ante la comunidad internacional.


La implementación de políticas antipopulares como la privatización de empresas del estado como Telecom, Ecopetrol y de servicios esenciales como los seguros sociales, en una verdadera feria del patrimonio nacional, hacen del actual régimen uno de los más entreguistas y apátridas que la nación ha tenido.


Contrastan en el actual régimen, su posición blanda, e incluso cómplice, con el paramilitarismo en un descarado afán por legalizarlos, y su posición intransigente frente a la insurgencia a quienes les exige una rendición sin condiciones, obstaculizando de esa manera el intercambio humanitario y la salida política negociada al conflicto social y armado que vive el país.


CONVOCATORIA


Convocamos a la inmensa mayoría de los colombianos: campesinos, afrodecendientes, indígenas, obreros, estudiantes, viviendistas, transportadores, vendedores ambulantes y estacionarios, hombres y mujeres de nuestra patria a luchar contra: la tiranía; el abandono oficial; la privatización de la salud y la educación; el recorte a las transferencias a las entidades territoriales; la venta del patrimonio de los colombianos; la liquidación del seguro social y la venta de sus principales centros de atención hospitalaria; las concesiones mineras y de explotación de nuestros recursos naturales; la prohibición de producir y comercializar los productos de la economía campesina como la panela, la leche y las semillas tradicionales; el tratado de libre comercio, la farsa de desmovilización del paramilitarismo; el desplazamiento forzado; el plan nacional de desarrollo; el estatuto de desarrollo rural y la liquidación de la institucionalidad pública del sector agropecuario; la privatización de los servicios públicos de agua, alcantarillado, energía, teléfono y recolección de basuras; la erradicación forzada de los cultivos de coca; los cultivos transgénicos; el alza permanente y desmesurada del precio de los combustibles y peajes; el régimen laboral existente, que legalizo la esclavitud en Colombia; la negativa oficial a un intercambio humanitario; la recolonización extranjera, disfrazada de programas de cooperación con los cuales se afianza la presencia de las multinacionales en Colombia; el desconocimiento de los territorios colectivos de las comunidades afrodescendientes por parte del estado; el desconocimiento de la legislación especial de indígenas y afros por parte del estado; la violación de los derechos humanos por parte del estado; la falta de inversión social y el inmenso gasto en la guerra; los megaproyectos; los monocultivos y la producción de agro-combustibles.


OBJETIVOS DE LA MOVILIZACION


Con esta movilización popular queremos lograr:


1. En primer lugar, hacer conciencia en los colombianos de que con la renuncia del presidente Uribe y su vicepresidente Santos, se resolverá buena parte de las causas de la crisis nacional y se aliviarán las tensiones con gobiernos de América Latina, ocasionadas por el respaldo irrestricto del gobierno colombiano, a las políticas imperialistas del gobierno de los Estados Unidos.


Y que una vez alcanzado este objetivo, se debe instaurar un gobierno democrático de amplia participación popular que les devuelva a los colombianos la soberanía nacional y la autodeterminación. Un gobierno que represente con legitimidad los verdaderos intereses del pueblo trabajador y no los de una minoría parásita y multimillonaria de banqueros, terratenientes, grupos económicos nacionales y multinacionales ligados a las mafias del narcoparamilitarismo.


Deseamos alcanzar para los colombianos un régimen democrático donde se respeten los derechos humanos y no se criminalice la protesta social ni se asesine a las personas por no estar de acuerdo con las políticas oficiales, un estado democrático donde las decisiones que afecten a mayoría de la población sean sometidas a consideración del pueblo para que sea éste quien legisle y no los grupos económicos nacionales y extranjeros a través de funcionarios y congresistas corruptos.


2. Aspiramos alcanzar la derogatoria: del plan nacional de desarrollo; del acto legislativo que permite la modificación del sistema de transferencias; de la ley de impunidad (justicia y paz); del estatuto del desarrollo rural; de la ley general forestal; ley de cadenas agro exportadoras; del código minero; de la aprobación del TLC; de las concesiones mineras y del saqueo de nuestros recursos naturales; de las normas legales que prohíben la producción y comercialización de la panela artesanal, de la leche cruda y las semillas tradicionales.


3. Impulsar y exigir la aprobación del nuevo estatuto del trabajo; la expedición de una verdadera ley de reforma agraria y desarrollo rural, incluyente de los campesinos, indígenas y afrodecendientes; una solución concertada a la problemática de los cultivos de coca y amapola; el reconocimiento de los derechos de territorialidad de los indígenas, afrodecendientes y campesinos; el reconocimiento del agua como un bien común, patrimonio de los colombianos, que no puede ser privatizado; la recuperación de la salud y la educación como derechos de los ciudadanos y como un servicio gratuito y universal de obligatoria prestación por parte del estado; la recuperación de la empresas públicas como bienes del estado; recuperar recursos estratégicos como el carbón, el petróleo, el níquel y el oro, hoy en poder de empresas multinacionales; el acuerdo humanitario y una salida política al conflicto social y armado que vivimos los colombianos.


EJES DE LA MOVILIZACION.


  1. Exigir la renuncia del presidente URIBE y su vicepresidente por su ilegalidad e ilegitimidad, e instaurar un gobierno democrático de amplia participación popular.

  2. Derogar el plan nacional de desarrollo y someter a consideración de los colombianos, mediante referendo, una nueva propuesta donde se tengan en cuenta los intereses de las mayorías.

  3. Derogar el estatuto de desarrollo rural y someter a consideración, mediante referendo, el proyecto de ley presentado por las organizaciones rurales y archivado por el paracongresista ALVARO ARAUJO, presidente en ese momento, de la comisión quinta del senado.

  4. Derogar el actual código de minas y todas las concesiones mineras y de explotación de recursos naturales, hasta que el pueblo mediante referendo expida una nueva legislación en esa materia.

  5. Derogar el acto legislativo que permite la modificación del régimen de tranferecias a las entidades territoriales y someter a consideración del pueblo mediante referendo una nueva propuesta que surja de la iniciativa popular.

  6. Derogar la ley de aprobación del TLC con los Estados Unidos y someter esta iniciativa a una consulta popular.

  7. Derogar la actual legislación laboral colombiana y someter a consideración un proyecto de ley de nuevo estatuto del trabajo, de iniciativa popular.

  8. Contra la privatización del agua, que el congreso apruebe la convocatoria del referendo que prohíbe su privatización.

  9. Contra la erradicación forzada manual o por fumigación de los cultivos de coca y amapola, solución concertada, y sustitución gradual.

  10. Contra las lesivas y antipatrióticas concesiones mineras y de explotación de recursos naturales, derogación del código de minas y suspensión inmediata de todas las concesiones otorgadas a partir del 2002.

  11. Contra la farsa de desmovilización paramilitar, su legalización a partir de la aplicación de la ley 975 de 2006 y la violación sistemática de los derechos humanos por parte del estado, exigimos, verdad, justicia y reparación, cese del desplazamiento y retorno con garantías de todos los desplazados, y el no involucramiento de la población rural en la política de seguridad democrática.

  12. Contra la política de cadenas productivas agroindustriales, exigimos la derogación de las leyes que prohíben la producción y comercialización de la panela artesanal, la producción y comercialización de semillas no certificadas, el transporte y venta de leche cruda y la adopción de medidas que permitan la protección de la producción nacional de alimentos y la recuperación de la autonomía y soberanía alimentaria, y la prohibición de cultivos transgénicos en el territorio nacional.

  13. Contra la entrega vergonzosa de nuestra soberanía nacional y la permanente violación de los derechos de territorialidad de los indígenas, afrodecendientes y campesinos, exigimos respeto a los derechos de titulacion colectiva de las comunidades afrodecendientes, de los resguardos indígenas y el respeto por los territorios campesinos constituidos o no en zonas de reserva campesina, prohibiendo la entrega en concesión o a cualquier titulo, de territorios a compañías privadas nacionales o extranjeras o a personas naturales que no estén en posesión de manera directa y permanente de tierras baldías, cancelando las licencias otorgadas para la implementación de megaproyectos.

  14. Contra la privatización de la salud, exigimos la derogatoria de la ley 100 de 1993 y sus posteriores modificaciones y expedir una nueva ley sobre salud y seguridad social de iniciativa popular.

  15. Contra la privatización de la educación, exigimos mayores recursos para la educación pública en todos los niveles, autonomía universitaria y respeto por los derechos de los trabajadores de la educación.

  16. Contra la inversión en la guerra, la corrupción y la falta de control del gasto de las fuerzas militares y de policía, la presencia de asesores y mercenarios extranjeros en nuestro suelo; exigimos de manera urgente la depuración de las fuerzas armadas y reducción de su tamaño, intercambio humanitario y la solución política negociada al conflicto social y armado que vivimos los colombianos.





CARÁCTER DE LA MOVILIZACION.


La movilización tendrá un carácter político reivindicativo, buscando sobre todo la renuncia del gobierno y con ello afectar el desarrollo de la política del modelo neoliberal capitalista, que ha traído a nuestra patria tanto dolor y miseria.


Busca además, la derogatoria de medidas antipopulares expresadas en leyes, aprobadas por un gobierno sin legitimidad.


En algunas regiones, la movilización tendrá también un carácter reivindicativo de necesidades en lo económico y social.


La jornada se define como una movilización pacifica dentro del derecho constitucional a la protesta y la movilización social, consagrados en los artículos 24 y 37 de la constitución nacional.


La duración la determinarán las circunstancias de modo y lugar en cada región.


DISEÑO DE LA MOVILIZACION.


Cada coordinadora local o regional, definirá las acciones para el tiempo que se establezca en la coordinación nacional.


Esta movilización, mantendrá de manera continua actividades nacionales e internacionales permanentes, que en el mediano plazo nos lleven a lograr el objetivo de derrotar el régimen de terror, miseria y exclusión impuesto históricamente por la burguesía colombiana.


Por tal razón, el levantamiento de las acciones, no significarán el fin de la jornada. Esta jornada, que el pueblo viene realizando hace varios años y que continuamos con estas manifestaciones, son parte del proceso continuo de resistencia del pueblo, el cual nos debe dar la seguridad del triunfo de la justicia y la razón, frente a la obstinación del régimen de someter mediante la miseria y la represión al pueblo, para satisfacer intereses mezquinos de grupos económicos, responsables de problemas estructurales que padece el pueblo colombiano y que constituyen la razón del conflicto social y armado de nuestro país.





COORDINACION NACIONAL DE ORGANIZACIONES AGRARIAS

Y POPULARES DE COLOMBIA


Agenda | Noticias | Jornadas Culturales y Seminarios | Medio Ambiente | Derechos Humanos | Vídeos | Movimiento de Víctimas | Columnistas | Movimientos Sociales | Movimiento Mujeres | Colombia | Brigadas por Colombia | Proyectos | Videoteca | Quienes Somos | Enlaces | Contacto |

2017 Colectivo Maloka - www.colectivomaloka.org | Diseño Original: Elzine Aristide | Programación y Mantenimiento Web: Vinx